Gofres ¿belgas?

Paseando por la calle te llega de repente ese olorcillo dulzón. No puedes dejar de salivar, casi no puedes ni hablar. Tu cerebro sólo piensa en una cosa, GOFRES. Tú, sigues como si nada. Pero es imposible resistirse ante semejante aroma. Y digo yo, ¿cómo es posible que una masa tan pequeña desprenda tal intensidad de olor? Yo tengo una teoría y es que los señores gofreros, perfuman primero la calle y luego comienzan a prepararlos. Así ya nos tienen completamente atontaícos y se forman las filas que se formas…

Después de mucho salivar, y de degustar unos cuantos, decidí intentar hacerlos en casa. Me llevó bastante tiempo encontrar una receta que me convenciera lo suficiente. Unos tenían la masa muy líquida. Otros muy pesada.
Y así probando unas y otras, llegué a esta receta. No sé si será la definitiva, pero llevo unas cuantas hechas y la verdad es que nos gustan.La mejor demostración es que duran unos 10 minutos en mi casa. Y eso, controlando para que no se achicharren la lengua…

20130430-092452.jpg

Nosotros los comemos untados ligeramente con Nutella.
Para prepararlos templo la leche y la mantequilla. Añado el huevo y lo bato bien. A continuación añado la levadura fresca, desmigada. El azúcar y la harina y lo mezclo bien todo con ayuda de unas varillas. Yo le suelo poner un poco de aroma de vainilla, pero esto es opcional.
Una vez hecha la masa, la dejo reposar 1 hora bien tapada. Veremos que pasado ese tiempo ha crecido un poco.
Enciendo la gofrera y me preparo la medida, me va muy bien hacerlo con una cuchara de las de servir helados. Así todos salen del mismo tamaño, y la masa la aprovechamos mejor. Es muy pegajosa y con ése útil me apaño fenomenal.
Cuando esté bien caliente, ponemos la masa y esperamos a que se hagan. Los míos a los 3-4 minutos están. Ya se despegan bien y puedo levantar la tapa para ver cómo están. A mí me gustan bien hechos, así que los saco un poco tostados.
Con mi medida, salen 5 gofres como el de las fotos.Quizás no parece muy grande, pero es contundente y untado de Nutella, más.

20130430-093923.jpg
¡A disfrutar!

Anuncios

Estreno

Bienvenidos a Pintando las nubes.
Un café y un buen bizcocho es lo que os traigo en mi primer post.
Soy completa novata en estos lares, pero con ilusión y muchas ganas espero ir aprendiendo poco a poco.
Me encanta visitar blogs, sobre todo relacionados con temas culinarios. Y también de decoración, y manualidades. Tantos proyectos por hacer, me falta tiempo…
Intento mostraros algunas cositas que me salen bien y otras preciosidades que descubro por la blogosfera, talento no falta desde luego allí.
Llevaba mucho tiempo pensando en crear un blog pero me parecía que no iba a estar a la altura de los que me gusta visitar , me asusta la cantidad de trabajo que supone, la fotografía…en fin, un poco todo, y lo fui dejando pasar. Hasta que un día pensé en que podía verlo como un cuaderno personal donde poder anotar mis recetas favoritas, mis primeros pinitos en fotografía, y guardar los proyectos que me gusta hacer, los lugares por los que paseo y por los que aprendo infinidad de cosas.
Y aquí estoy, encantada de ofreceros algo dulce para empezar. Es mi modesto homenaje a webos fritos. Uno de los primeros blogs que descubrí y que todavía me tiene fascinada tres años después. Es imprescindible la visita. Si probáis, tanto el bizcocho como el blog, pasarán a formar parte de vuestro recetario. Esta receta de Su, es su bica bicolor, a mí me encanta esta versión sin chocolate.
Recién hecho está rico, pero según pasan los días está mejor aún. Eso si llega al tercero, en casa es complicado. Lo devoran.

 

20130508-172238.jpg

 

Receta

400 gramos de harina
400 gramos de azúcar
4 huevos L
200 gramos de nata
200 gramos mantequilla fundida
2 sobres de gasificante de repostería

Batir los huevos con el azúcar, añadir la mantequilla, batir bien.
A continuación, la nata y la mezclamos.
Por último la harina y las gaseosillas.

La masa queda bastante densa y sale un bizcocho grande, yo utilizo un molde de 35 por 20 y 6cms de alto, y queda justo.
Meter al horno caliente a 210 grados, y bajar la temperatura a 170 al meterlo. Yo lo tengo unos 45 minutos, pero hay que vigilar al final según hornos, no se queme.
¡A disfrutar!