Salmorejo

Ahora que va llegando el calor, van apeteciendo platos frescos.
Este es una exquisita alternativa a la ensalada. En casa, es un imprescindible. Lo hago casi todas las semanas, nos encanta.

20130527-223020.jpg
Lo descubrimos hace unos años, en una visita a Córdoba. Nos lo pusieron como tapa tras una asfixiante visita a la Mezquita. Al principio lo miramos con cierto recelo. Lo que nos hizo decidirnos a probarlo fue la temperatura, ¡estaba fresco!.Y riquísimo.
No sería hasta unos años después, que encontré por casualidad una receta de salmorejo, cuando se convertiría en habitual en casa. Poco a poco fui modificando la receta a nuestro gusto, y así es como ha quedado.
Nosotros no ponemos ajo, nos gusta el sabor que le aporta pero nos sienta bastante mal. Así que lo solucionamos poniendo ajo en polvo seco. No da tanto sabor, pero sí un toque…

20130527-223101.jpg
La guarnición de huevo y jamón Serrano lo completan.

Para preparar la receta, necesitamos:

1 kg de tomate maduro
200 ml de aceite de oliva virgen
150 grs de pan duro
30 ml de vinagre de Jerez
Sal al gusto
Ajo en polvo

Hay que triturar todo muy bien. Es muy importante, cuanto más fino lo dejemos, estará más rico.
Yo utilizo Thermomix a velocidad 10 durante 3 minutos, lo pongo todo junto y sale perfecto. Cuando lo hacía con la batidora, ponía los tomates pelados. Los escaldaba en agua hirviendo y los pelaba para que quedara muy fino. Trituraba de poco en poco y al final agregaba el aceite, el vinagre, la sal y el ajo a toda la preparación que iba echando a una cazuela. De ese modo me quedaba fino, mi batidora no era muy potente. Si dejaba la piel, te la encontrabas al comerlo.
Queda bastante espeso, y se come bien fresquito.
Ponemos por encima unos trozos de jamón y huevo, y…
¡A disfrutar!

20130527-223041.jpg

Ensalada ¿caprese?

Me encantan los días largos y luminosos. El calorcito que llega, sin ser excesivo…
Me gustaría esa eterna primavera tantas veces mencionada y tan pocas veces disfrutada. Porque este año lo que es disfrutar, los vendedores de paraguas si acaso. El resto bastante hartitos de tanto chaparrón y para el otro no hay paraguas que valga. Ya nos tienen bastante remojaos .En fín, volvamos al buen rollo que me desvío.

20130512-100901.jpg

Época de ensaladas, sin duda ya apetecen. Ésta es una de mis imprescindibles, fácil, rápida de hacer y riquísima. Yo le he añadido el aguacate, suele estar presente en casi todas las ensaladas que preparo. En casa nos gusta mucho.
Es una lástima que no la podáis oler, la albahaca fresca inunda toda la cocina. Hace un mes que compré la planta y tras varios achuchones ha salido fortalecida…de momento. Ya os la enseñaré, hoy no tenía el día fotogénico.

20130511-171156.jpg

La receta…

20130511-171526.jpg

20130511-171729.jpg
¡A disfrutar!

Pizza casera

Esta pizza casera está que quita el sentío
Ya se que da pereza, incluso repelus la masa, pero la recompensa será muy grande.
Como todas las masas que requieren fermentación necesita un poco de planificación, pues hay que esperar a que leve la masa. Por eso tenemos que preparar la masa un par de horas antes del momento en que la vayamos a comer.
El relleno que yo he puesto es jamón y mozzarela con huevo, pero esto depende del gusto de cada uno…imaginación al poder.

20130418-194214.jpg

Vamos con la receta,

Para la masa necesitamos:

500 grs de harina de fuerza
250 grs de agua
50 grs de aceite de oliva
15 grs de levadura fresca de panadero
30 grs de sémola de trigo
Sal y una pizca de azúcar.

He de confesar que amasa la Thermomix, pero no es indispensable. Se puede amasar a mano.
Primero pongo los ingredientes líquidos, y los templo a 37 grados. Eso me permite utilizar poca levadura sin tener que esperar demasiado a que leve la masa. Esto ya es personal, (a mí no me gusta el sabor que da el exceso de levadura). Para esta cantidad de harina se podría poner el cubito entero, y el tiempo de espera sería menor.
A continuación pongo la levadura desmenuzada, después la sal y el pellizco de azúcar.
Después la harina y la sémola. Amasar bien, si hace falta añadir un poco más de harina. Dependerá de la absorción que tenga, cada harina absorbe distinta cantidad de agua. Si no lo precisa, no añadimos más.
La masa tiene que quedar manejable, no pegajosa y lisa. Una vez preparada, la metemos en un recipiente amplio y lo tapamos con papel film.
Esperaremos hasta que doble su volumen, una hora aproximadamente. Si el lugar donde esté reposando es cálido, levará antes. Si hace frío, tardará más.

Una vez levada, la dividimos en dos partes. Nos salen dos pizzas hermosas. Y con la ayuda de un rodillo la estiramos para que quede bien fina.
La ponemos en la bandeja donde la vayamos a hornear y la volvemos a tapar con film durante unos 20 minutos más.
Encendemos el horno a tope, 250 grados y preparamos el relleno que queramos.

Para la Bismark necesitamos mozzarela fresca, jamón, huevo, salsa de tomate, y orégano.

Pasados los 20 minutos quitamos el film y ponemos un poco de salsa de tomate bien extendida por encima de la masa estirada, después el jamón, la mozzarela fresca troceada y el orégano.
Al horno a 210 grados durante 12-15 minutos, sacamos la pizza y le ponemos el huevo con cuidado intentando que se quede en el centro de la pizza y la volvemos a meter en el horno otros 5 minutos al horno. La clara se cuaja y la yema se queda líquida.
¡ A disfrutar!