Coronation Chicken

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de junio, nos invita a preparar un clásico de la gastronomía británica:
Coronation Chicken

20130614-232507.jpg
Hoy estoy de estreno. Es mi primera participación en el Círculo salado de Whole Kitchen, y me hace mucha ilusión .
La receta se traduciría como Pollo coronación. Esta receta la inventaron dos chefs británicas, alumnas por aquel entonces de Le Cordon Blue, con motivo de la coronación de Isabel II de Inglaterra. Se hizo muy popular y hoy día lo sigue siendo en el Reino Unido. Lo preparan a modo de relleno de sandwiches, como plato de picnic…
La verdad es que no conocía esta receta, pero nada más leerla supe que me iba a gustar. Pollo asado frío, cebolla rehogada con curry, mermelada de albaricoque, mayonesa, pasas, almendra laminada y un toque de tomate concentrado. Todos los ingredientes me gustan, y la mezcla dulce y salado que cada día me gusta más. Tenía todas las papeletas para pasar a formar parte de las ensaladas y ensaladillas que devoramos con el calor.

20130614-234105.jpg
Y así se ha convertido en novedad en casa, ya la he preparado dos veces. Promete como habitual.
Por encima un puñado de pasas y un poquito de color que le aporta el cebollino. La flor morada que se ve encima es del cebollino, lo tenía en el frigo y no se cómo pero ha florecido. Quizás estaba cerrada y no me había dado cuenta, pero me ha gustado mucho la sorpresa. Por eso corona mi versión del pollo.
Vamos con la receta. He seguido las indicaciones de la receta de Nigella Lawson.

Necesitamos:

-una cebolla picada
-5 grs de curry
-10 grs de tomate concentrado
– 15 grs de zumo de limón
-150 grs de mayonesa
-30 grs de mermelada de albaricoque
-125 grs de pasas
-30 grs de almendra laminada
-500 grs de pollo asado limpio
-aceite de oliva

Lo primero que hacemos es sofreír la cebolla en el aceite. Cuando está pochada, añadimos el curry y el tomate. Lo revolvemos bien, para que se integren los sabores.
Retiramos del fuego, y cuando está templado, añadimos el zumo, la mermelada y la mayonesa. Lo mezclamos bien, y añadimos el pollo, las pasas y las almendras.

La he presentado sobre un pan plano que he hecho partiendo de una receta de pan blanco. Lo he afinado bien con el rodillo y 5 minutos de horno.
La mezcla, genial. Iba alternando trozos de pan súper crujiente con el pollo. Muy rico.
Espero que os guste mi versión de la receta y que os animéis a hacerla. Muy fácil y muy buena.
¡A disfrutar!

20130614-235425.jpg

20130617-153312.jpg

Anuncios

Salmorejo

Ahora que va llegando el calor, van apeteciendo platos frescos.
Este es una exquisita alternativa a la ensalada. En casa, es un imprescindible. Lo hago casi todas las semanas, nos encanta.

20130527-223020.jpg
Lo descubrimos hace unos años, en una visita a Córdoba. Nos lo pusieron como tapa tras una asfixiante visita a la Mezquita. Al principio lo miramos con cierto recelo. Lo que nos hizo decidirnos a probarlo fue la temperatura, ¡estaba fresco!.Y riquísimo.
No sería hasta unos años después, que encontré por casualidad una receta de salmorejo, cuando se convertiría en habitual en casa. Poco a poco fui modificando la receta a nuestro gusto, y así es como ha quedado.
Nosotros no ponemos ajo, nos gusta el sabor que le aporta pero nos sienta bastante mal. Así que lo solucionamos poniendo ajo en polvo seco. No da tanto sabor, pero sí un toque…

20130527-223101.jpg
La guarnición de huevo y jamón Serrano lo completan.

Para preparar la receta, necesitamos:

1 kg de tomate maduro
200 ml de aceite de oliva virgen
150 grs de pan duro
30 ml de vinagre de Jerez
Sal al gusto
Ajo en polvo

Hay que triturar todo muy bien. Es muy importante, cuanto más fino lo dejemos, estará más rico.
Yo utilizo Thermomix a velocidad 10 durante 3 minutos, lo pongo todo junto y sale perfecto. Cuando lo hacía con la batidora, ponía los tomates pelados. Los escaldaba en agua hirviendo y los pelaba para que quedara muy fino. Trituraba de poco en poco y al final agregaba el aceite, el vinagre, la sal y el ajo a toda la preparación que iba echando a una cazuela. De ese modo me quedaba fino, mi batidora no era muy potente. Si dejaba la piel, te la encontrabas al comerlo.
Queda bastante espeso, y se come bien fresquito.
Ponemos por encima unos trozos de jamón y huevo, y…
¡A disfrutar!

20130527-223041.jpg

Nueces caramelizadas al romero

20130523-201049.jpg
La receta que traigo hoy crea adicción. Sólo así puede entenderse que sea reincidente después del desastre de la primera vez.
Veréis, aquí la que suscribe se puso en harina hace un par de días. Por aquello de manchar los menos cacharros posibles, hice toda la receta en una sartén de hierro fundido. Apta para el horno también.Encendí el horno a 180 grados. Fundí la mantequilla, eché la sal, la pimienta y apagué el fuego.
A continuación las nueces, el romero fresco y la miel. Le dí unas vueltas y al horno.
Lo tuve 20 minutos a 180 grados. De vez en cuando las iba revolviendo, con mucho mimo, para que no se rompieran las nueces y estuvieran bien bonitas y doradas por igual.
Pasados esos 20 minutos las saqué. Cogí el mango de la sartén con un paño doblado y cuando estaba a punto de hacer cumbre en la encimera, me falló la fuerza del brazo y se me cayó la sartén contra la puerta del horno. Las nueces, unas volaron, otras volvieron al interior del horno, otras impactaron contra el suelo y otras al lavavajillas. ¿Al lavavajillas? Pues sí, una estaba haciendo varias cosas a la vez. Y también entre vuelta y vuelta con las nueces, vaciaba el lavaplatos. Con el pánico de la escena, sólo tuve lucidez suficiente para no ayudarme con la otra mano, pues la quemadura hubiera sido morrocotuda. Pero a la vez, cerré la puerta del horno de forma instintiva. Las nueces que permanecían en la puerta del horno, se empezaron a escurrir por el cristal abajo. Sólo les faltaba sacarme la lengua en su descenso.El pringue era cada vez mayor.
Lo único que puedo alegar en mi defensa es que tengo un hueso fracturado, aunque no afecte a mis extremidades superiores. Tremendo desastre.
Por suerte, os diré por si os ocurre un accidente semejante, que cuando se van enfriando, salen en bloque. Es decir, tiras de la nuez y sale unido el caramelo. Debe ser gracias a la grasa de la mantequilla. Eso, o a que los astros se apiadaron de una pobre tullida, con la cocina hecha un asco y al borde del infarto.
Eso sí, la grasilla ya te la tienes que quitar tú.
Con estos precedentes, a ver quién se atreve a probar. Pues os digo que yo las he vuelto a hacer porque están muy muy buenas. Las pocas que quedaron en la sartén pegadas, fueron las que pude aprovechar. Y nos gustaron un montón.
La receta es de la revista Sweet Paul, de su edición Winter 2011. Y además, resulta que es la receta ganadora de My Happy Dish.(Que sería como la receta del lector).Él las llama Divine nuts, y ya anuncia que son adictivas. Por algo será.

20130523-201452.jpg
Mi adaptación de la receta es:

-40 gramos de mantequilla
-300 gramos de nueces
-6 cucharadas generosas de miel
-1 cucharadita de sal Maldon
– una pizca de pimienta molida
-una rama de romero fresco

El modo de hacerlo, ya os lo he contado. Hasta el momento de salir del horno es lo recomendable. A partir de ese punto, ya es cosa vuestra lo divertido que lo queráis hacer.
Lo único que os recomiendo es ponerlas a enfriar sobre papel de horno bien separadas unas de otras. Así al enfriarse, quedan sueltas.
Son un aperitivo muy rico, y con unas tostadas y un camembert untado, y las nueces por encima. Un lujo.

Blinis con salmón

¡Hola!
Esta receta de hoy es muy rápida de hacer, da muy poco trabajo, y si rápida es de hacer, no os digo nada de comer…
Está buenísima, mezcla el blini que es ligeramente dulce y el sabor salado del salmón ahumado. La salsa le da un toque genial, pero la verdad es que en otras ocasiones le he puesto salsa tártara o crema fresca, y muy bien también.

20130516-154537.jpg

Para hacer los blinis necesitamos (receta del libro Simplemente espectacular)

190 ml de leche
1huevo
35 gramos de mantequilla
125 gramos de harina floja
1/2 sobre de levadura química
40 gramos de azúcar

Para el resto de la receta:

Salmón ahumado
Salsa de mostaza y albahaca (Ikea)
Eneldo fresco

Ponemos los ingredientes de los blinis todos juntos en un recipiente y los batimos bien hasta que estén bien mezclados. Los dejamos reposar unos 30 minutos.
Después, preparamos una sartén. La pincelamos bien con aceite de oliva, y cuando esté bien caliente la echamos. A mí me gusta usar un aro de emplatar engrasado también, lo pongo dentro de la sartén, y dentro vierto un poco más de medio cazo de la masa. Cuando está hecho vemos que salen burbujas en la superficie que aún está cruda. Entonces quito el aro, (mucho cuidado porque quema), lo dejo un poquito más y con dos palas de madera le doy la vuelta con cuidado.
Cuando esté dorado, ya está hecho.
Con esta cantidad de masa, yo he hecho 10 blinis. Dependerá del tamaño del aro.
Si tienes una sartén de esas chiquiticas, pues no hace falta el aro. Tampoco si te gusta el aire rústico que le da el hacerlos desiguales.

20130516-160029.jpg

El resto ya no tiene ningún misterio, el salmón, a mayor calidad pues más rico. También queda muy bien a la vista si lo compras en lomos y lo cortas un poco grueso.
Y la salsa, mil opciones…la mía es de mostaza y albahaca.

20130516-160509.jpg

El eneldo fresco de encima le da un toque muy bueno.
Anímate y hazlas, verás que en un momento tienes un plato de domingo, o de jueves…
¡A disfrutar!