Quiché de cebolla

¡Hola!
¿Quieres dejarte una apetitosa cena preparada de antemano?
O quizás ¿llevarte un tentempié al curro?¿improvisar una comida en media hora?
Esto parece un anuncio. De quichés.
Pues sí, lo es.
Para mí es muy versátil, la prefiero templada y me sabe igual de rica si lleva unas horas hecha, o de un día para otro.
La receta que os pongo es la que pertenece a la fotografía, pero en ocasiones aprovecho lo que tengo por la nevera a punto de mustiarse y especialmente los quesos.
Nos gustan mucho y de todas clases. A veces nos emocionamos comprando queso y alguno se queda en el olvido en la quesera por el frigo. Pues para este tipo de recetas nos sirve de maravilla.
Podemos hacer la base de masa quebrada, o como es este caso, utilizar una lámina de hojaldre refrigerada.
Vamos a ello.

20130518-002953.jpg
Necesitamos

Una lámina de hojaldre
4 lonchas de panceta
1 cebolla mediana
3 huevos
150 ml de leche ideal
100 gramos de queso ( el que os guste) yo he puesto 50 grs de parmesano y 50 de queso de oveja
1 bola de mozzarela fresca
Tomatitos cherry
Romero fresco

El modo de hacerlo es el siguiente:

Hay que estirar bien la plancha de hojaldre, ponerla sobre el molde y pasar el rodillo por el borde. Así cortamos el excedente de hojaldre. Pinchamos con un tenedor para que no suba la masa al hornear.
Por otro lado ponemos en un vaso batidor el resto de ingredientes excepto la mozzarela y los tomatitos.
Trituramos bien y lo vertemos sobre el hojaldre. Ponemos por encima la mozzarela que vamos cortando a pellizcos y los tomatitos. A continuación, el romero.
30 minutos de horno precalentado a 180 grados, calor arriba y abajo.
Veremos que se dora y que se hincha un poquito el relleno.
Si no tenemos prisa, la dejamos en el horno apagado con la puerta entreabierta para que pierda calor poco a poco y no se deshinche.
Servir templada.
Y ¡a disfrutar!

20130518-004315.jpg<

Anuncios

Blinis con salmón

¡Hola!
Esta receta de hoy es muy rápida de hacer, da muy poco trabajo, y si rápida es de hacer, no os digo nada de comer…
Está buenísima, mezcla el blini que es ligeramente dulce y el sabor salado del salmón ahumado. La salsa le da un toque genial, pero la verdad es que en otras ocasiones le he puesto salsa tártara o crema fresca, y muy bien también.

20130516-154537.jpg

Para hacer los blinis necesitamos (receta del libro Simplemente espectacular)

190 ml de leche
1huevo
35 gramos de mantequilla
125 gramos de harina floja
1/2 sobre de levadura química
40 gramos de azúcar

Para el resto de la receta:

Salmón ahumado
Salsa de mostaza y albahaca (Ikea)
Eneldo fresco

Ponemos los ingredientes de los blinis todos juntos en un recipiente y los batimos bien hasta que estén bien mezclados. Los dejamos reposar unos 30 minutos.
Después, preparamos una sartén. La pincelamos bien con aceite de oliva, y cuando esté bien caliente la echamos. A mí me gusta usar un aro de emplatar engrasado también, lo pongo dentro de la sartén, y dentro vierto un poco más de medio cazo de la masa. Cuando está hecho vemos que salen burbujas en la superficie que aún está cruda. Entonces quito el aro, (mucho cuidado porque quema), lo dejo un poquito más y con dos palas de madera le doy la vuelta con cuidado.
Cuando esté dorado, ya está hecho.
Con esta cantidad de masa, yo he hecho 10 blinis. Dependerá del tamaño del aro.
Si tienes una sartén de esas chiquiticas, pues no hace falta el aro. Tampoco si te gusta el aire rústico que le da el hacerlos desiguales.

20130516-160029.jpg

El resto ya no tiene ningún misterio, el salmón, a mayor calidad pues más rico. También queda muy bien a la vista si lo compras en lomos y lo cortas un poco grueso.
Y la salsa, mil opciones…la mía es de mostaza y albahaca.

20130516-160509.jpg

El eneldo fresco de encima le da un toque muy bueno.
Anímate y hazlas, verás que en un momento tienes un plato de domingo, o de jueves…
¡A disfrutar!

Pizza casera

Esta pizza casera está que quita el sentío
Ya se que da pereza, incluso repelus la masa, pero la recompensa será muy grande.
Como todas las masas que requieren fermentación necesita un poco de planificación, pues hay que esperar a que leve la masa. Por eso tenemos que preparar la masa un par de horas antes del momento en que la vayamos a comer.
El relleno que yo he puesto es jamón y mozzarela con huevo, pero esto depende del gusto de cada uno…imaginación al poder.

20130418-194214.jpg

Vamos con la receta,

Para la masa necesitamos:

500 grs de harina de fuerza
250 grs de agua
50 grs de aceite de oliva
15 grs de levadura fresca de panadero
30 grs de sémola de trigo
Sal y una pizca de azúcar.

He de confesar que amasa la Thermomix, pero no es indispensable. Se puede amasar a mano.
Primero pongo los ingredientes líquidos, y los templo a 37 grados. Eso me permite utilizar poca levadura sin tener que esperar demasiado a que leve la masa. Esto ya es personal, (a mí no me gusta el sabor que da el exceso de levadura). Para esta cantidad de harina se podría poner el cubito entero, y el tiempo de espera sería menor.
A continuación pongo la levadura desmenuzada, después la sal y el pellizco de azúcar.
Después la harina y la sémola. Amasar bien, si hace falta añadir un poco más de harina. Dependerá de la absorción que tenga, cada harina absorbe distinta cantidad de agua. Si no lo precisa, no añadimos más.
La masa tiene que quedar manejable, no pegajosa y lisa. Una vez preparada, la metemos en un recipiente amplio y lo tapamos con papel film.
Esperaremos hasta que doble su volumen, una hora aproximadamente. Si el lugar donde esté reposando es cálido, levará antes. Si hace frío, tardará más.

Una vez levada, la dividimos en dos partes. Nos salen dos pizzas hermosas. Y con la ayuda de un rodillo la estiramos para que quede bien fina.
La ponemos en la bandeja donde la vayamos a hornear y la volvemos a tapar con film durante unos 20 minutos más.
Encendemos el horno a tope, 250 grados y preparamos el relleno que queramos.

Para la Bismark necesitamos mozzarela fresca, jamón, huevo, salsa de tomate, y orégano.

Pasados los 20 minutos quitamos el film y ponemos un poco de salsa de tomate bien extendida por encima de la masa estirada, después el jamón, la mozzarela fresca troceada y el orégano.
Al horno a 210 grados durante 12-15 minutos, sacamos la pizza y le ponemos el huevo con cuidado intentando que se quede en el centro de la pizza y la volvemos a meter en el horno otros 5 minutos al horno. La clara se cuaja y la yema se queda líquida.
¡ A disfrutar!